LOS TRES MITOS MÁS COMUNES ACERCA DE INMIGRACION
Llámanos para consulta gratuita (323) 456-7600

LOS TRES MITOS MÁS COMUNES ACERCA DE INMIGRACION

LOS TRES MITOS MÁS COMUNES ACERCA DE  INMIGRACION

In English & На Русском

Hay muchos conceptos y  presunciones erróneas sobre la ley de inmigración que impiden a los extranjeros obtener beneficios de ésta. A continuación, se presentarán tres de los mitos de inmigración más comunes y además muy importantes a tener en cuenta.

Mito No. 1 Si un ciudadano extranjero se divorcia de su cónyuge Ciudadano Estadounidense o Residente Permanente, perderá automáticamente su Tarjeta de Residencia Permanente (Green Card).

Si usted es beneficiario de una petición conyugal y obtuvo una Green Card a través de adquirir matrimonio con un ciudadano de los EE. UU. ó un Residente Permanente, el divorcio definitivamente puede complicar las cosas para su posterior proceso de inmigración. Sin embargo, eso no significa que su estado será revocado automáticamente junto con el retiro de su Green Card. Es importante entender en qué etapa exactamente del proceso de inmigración se encuentra en el momento de su divorcio.

Si se divorcia antes de que su solicitud de la Green Card sea aprobada por USCIS, el proceso no podría continuar, en la mayoría de los casos. De ser así, perderá su elegibilidad para obtener la Green Card.

Si se produce un divorcio después de que se apruebe una solicitud de la Green Card, entonces no debe haber ningún problema con su estado temporal ya adquirido de 2 años, pero es posible que tenga complicaciones cuando presente la petición I-751 para eliminar las condiciones de su Green Card. Sin embargo,  no significa que su solicitud sea rechazada automáticamente. Solo significa, que los agentes de inmigración abordarán su caso con un mayor nivel de escrutinio y tendrá que presentar una prueba sólida de que su matrimonio, aunque ya no sea efectivo, fue fidedigno. Aunque este escenario es más riesgoso, es posible obtener una aprobación.

Si se divorcia de su cónyuge  Ciudadano Estadounidense ó Residente  Permanente,  en cualquier momento después de obtener su Green Card, no debería tener problemas para renovarla  más adelante.

En el caso, en que se ha convertido en un Residente Permanente y después de 3 años planea solicitar el beneficio de Naturalización (ciudadanía)  y adquiere divorcio, esto sí podría afectar su elegibilidad. La ley de inmigración dice que debe permanecer en unión matrimonial en el momento de solicitar la ciudadanía y hasta que tome el Juramento de lealtad durante la Ceremonia de Naturalización. Por lo tanto, en teoría, si el divorcio se produce en cualquier momento antes de ese paso final, perderá su elegibilidad para la ciudadanía por tratarse de haber contraído matrimonio con un Ciudadano Estadounidense. Sin embargo, por ser portador de una Green Card, existe otra opción, la cual consiste en esperar dos años más, para un total de 5 años como portador de la misma, y así postularse sin ninguna posible afectación a su solicitud.

Mito No. 2 Los inmigrantes indocumentados pueden ajustar su estado en los EE. UU. si se presenta una petición de inmigración familiar o laboral en su nombre. 

A pesar de que algunos inmigrantes indocumentados son elegibles para un ajuste de estado sin la necesidad de tener que salir de los EE. UU., en la mayoría de los casos, los inmigrantes que se encuentran en los EE. UU. de manera ilegal, deben obtener la Exención por Presencia Ilegal I-601, es decir, deben abandonar el país y luego volver a ingresar de manera legal para continuar  con el proceso de solicitud de la Green Card.

Sin embargo, existen algunas excepciones a este requisito.

  1. Si su entrada al país fue de manera legal, es posible que pueda ajustar su estado sin salir de los EE. UU., aunque actualmente se encuentre fuera de estatus.
  2. Puede ser elegible para ajustar su estado sin salir de los EE. UU. conforme a la ley denominada «Sección 245 (i) de INA». Esta ley se aplica si se cumple una de las dos condiciones siguientes:
  • Una petición de inmigración en su nombre se presentó antes del 14 de enero de 1998, ó
  • Se presentó una petición de inmigración en su nombre entre el 14 de enero de 1998 y el 30 de abril de 2001 y si puede probar que estuvo físicamente presente en los EE. UU. el 21 de diciembre de 2000.

Para resumir, si no tiene una entrada legal y no califica bajo la ley «Sección 245 (i)», lo más probable es que tenga que salir de los EE. UU. para ingresar legalmente a fin de ajustar su estado y obtener una Green Card.

Mito No. 3 Los ciudadanos extranjeros con antecedentes penales no son elegibles para ningún beneficio de inmigración.

Si bien los antecedentes penales pueden afectar su proceso de inmigración, solo existen delitos específicos que lo hacen inadmisible, lo que significa que no son elegibles para ningún tipo de visa de los EE. UU. ó Green Card. La Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) proporciona una lista de delitos que pueden hacer que un individuo sea inadmisible.

Para propósitos de inmigración, los delitos se dividen en dos categorías: (a) Delitos de vileza moral y (b) Delitos graves. El primero, se refiere a cualquier acto que sea contrario a la justicia, la honestidad o la buena moral, así como el fraude, la vileza o la depravación en los deberes privados y sociales que una persona debe a sus conciudadanos o a la sociedad en general, independientemente de si es castigable como delito.

El segundo involucra crímenes que son graves en su naturaleza. Algunos ejemplos incluyen asesinato, violación, abuso sexual de un menor, tráfico de drogas, explosivos o tráfico de armas de fuego, lavado de dinero o cualquier otro delito violento por el cual el castigo sea de por lo menos un año de prisión. Además, estos delitos agravados incluyen, delito por robo, por el cual el castigo es de al menos un año de prisión.

Bajo el INA, para algunos de los delitos, se puede obtener la exención. Sin embargo, no se permite ninguna exención por asesinato, actos criminales relacionados con tortura o delitos de tráfico de drogas.

Cada caso de inmigración es único. Lo que funcionó para una persona podría no adaptarse para otra y viceversa. Se recomienda encarecidamente consultar con un experto en leyes de inmigración que pueda asesorarlo y ayudarlo a elegir la opción correcta para usted. En Root Law Group, ofrecemos consultas gratuitas en nuestra oficina de abogados expertos en inmigración. ¡Llámenos hoy al (323) 456-7600 para programar su cita!

Please follow and like us: