Consular Processing | Root Law Group
Llámanos para consulta gratuita (323) 456-7600

Consular Processing

Esta sección trata de la capacidad de un extranjero para obtener visas inmigrantes y no-inmigrantes en puestos consulares estadounidenses en el extranjero. Con el fin de evitar potenciales problemas o retrasos asociados con la emisión de una visa, debemos estar familiarizados con las secciones relevantes de la ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), los reglamentos de USCIS y el Departamento de Estado (DOS), el Manual de Relaciones Exteriores del DOS, y los comunicados más recientes de la Oficina de Visado del DOS y las políticas y procedimientos internos del consulado específico. Un abogado de inmigración experimentado puede ayudar con estos reglamentos.

A. Procesamiento de visas de inmigrantes

El estatus de residencia permanente («tarjeta de residencia») es conferida a través de la emisión de una visa de inmigrante a través de un consulado estadounidense en el extranjero o a través de la aprobación de una solicitud de regularización de estatus (ver «regularización de estatus») presentada en Estados Unidos ante USCIS. Para aquellos que estén presentes en los Estados Unidos con ambas alternativas disponibles, la regularización normalmente es el método de preferencia ya que el solicitante cuyo caso sea rechazado puede desafiar el rechazo a través de procesos de apelación administrativa y/o judicial y el solicitante no está obligado a abandonar Estados Unidos.

Sin embargo, es posible que existan situaciones específicas en donde es preferible pasar por el proceso de visa de inmigrante en el extranjero, por ejemplo cuando existan largos retrasos en USCIS. El procesamiento consular es particularmente atractivo en situaciones en que el tiempo es un factor, como los casos de lotería de diversidad o menores que «rebasarán la edad» (es decir, cumpla 21 años de edad).

Con el fin de ser elegible para una visa de inmigrante, el solicitante debe establecer su derecho en el marco de una de las clasificaciones indicadas bajo la Ley de Inmigración y Naturalización. Para reunir los requisitos, el solicitante debe ser:

  • El beneficiario de una petición de visa aprobada que otorgue clasificación preferencial de familiar inmediato o clasificación preferencial con base al empleo.
  • Un familiar derivado (es decir, cónyuges e hijos menores solteros preferenciales extranjeros si están acompañando o siguiendo para unirse al solicitante principal).
  • El extranjero tiene derecho a un estatus de inmigrante especial bajo la INA Sección 101(a)(27); o
  • El extranjero califica para una visa bajo legislación especial, como la Ley de protección de estudiantes chinos de 1992, Programa Ameriasiático de Vietnam o ciertas provisiones de la Ley de inmigración de 1990, como las disposiciones de la lotería de diversidad.

En la mayoría de los casos el procesamiento consular implica regresar al país de origen o última residencia del extranjero. Sin embargo, existen circunstancias en las que el extranjero no es capaz o no está dispuesto a regresar y pueda procesar la visa de inmigrante en un país tercero. Dichas circunstancias pueden incluir inconvenientes, temor a persecución, costos de viaje o falta de servicios consulares. Una oficina consular, como cuestión de criterio, puede aceptar una solicitud de visa de inmigrante de un extranjero que no sea residente, o que no esté presente físicamente en el área designada para dicho propósito.

Proceso de solicitud:

El procesamiento de visas de inmigrante es iniciado por el Centro Nacional de Visas («NVC»). El NVC continúa con la revisión de sus procedimientos, habiendo completado el sistema paquete 3/4. El papel previsto del Centro Nacional de Visas es revisar la exactitud e integridad de la petición aprobada del inmigrante. Luego se elabora un expediente de caso y registro informático. Si la solicitud de visa de inmigrante puede ser procesada inmediatamente, se envía un paquete de instrucciones (anteriormente paquete 3) a un agente designado o abogado. La petición es reenviada al puesto apropiado en el extranjero para mayor procesamiento y emisión de visa. Si la fecha de prioridad del solicitante no permite el procesamiento inmediato, la petición es almacenada en las instalaciones y se envía una carta de explicación al solicitante o abogado, informando que el paquete de instrucciones será enviado cuando la fecha de prioridad se ponga al día.

Emisión de visa:
A diferencia de las visas de no-inmigrante, que se adjuntan al pasaporte del solicitante, la visa de inmigrante es el Formulario DS-230, en conjunto con una aprobación por el oficial consular y los documentos de apoyo. Estos documentos se colocan en un sobre sellado para viajar a los Estados Unidos. Una visa de inmigrante es válida para viajar a los Estados Unidos durante un periodo de hasta seis meses. En algunas situaciones la visa puede ser emitida por un periodo más corto. Por ejemplo, es posible que la validez no podrá sobrepasar una fecha de 60 días antes de que expire el pasaporte del solicitante, o, al ser emitido a un niño acompañante, no puede sobrepasar la fecha en que el menor cumpla 21 años de edad.

Entrada a los Estados Unidos:
Una vez concedida la visa, el solicitante debe entrar en los Estados Unidos mientras la visa aún es válida. El solicitante es inspeccionado en el puerto de entrada. La INA Sección 204(e) dispone que una petición aprobada no garantiza la admisión y la INA Sección 291 coloca la carga de la prueba de elegibilidad en el solicitante. Una vez admitida, el pasaporte de la persona es marcado con el número «A» del solicitante y estampado con lo siguiente: «Procesado para I-551. Evidencia temporal de admisión legal para residencia permanente válida hasta _______. Empleo autorizado para el Formulario I-551.» A partir de la fecha de ingreso, la persona es considerada un residente permanente legal, aunque la tarjeta de registro de extranjero se enviará por correspondencia más tarde.

B. Proceso de visas de no-inmigrantes

Most foreign nationals wishing to enter the United States on a temporary basis to visit, study, work, and for other purposes are required to obtain a nonimmigrant visa from a U.S. consulate. Due to the attacks of September 11, 2001, DOS has instituted an additional name-check clearance procedure requiring a 20-day wait for security clearance for individuals of certain countries. The details of the program are classified, but appear to affect males between the ages of 16 and 45 from most Middle Eastern countries and Indonesia, Pakistan, Malaysia, Somalia, Sudan. In practice, this appears to refer to country of citizenship, rather than country of birth. Affected individuals should plan on at least a 20-day stay abroad before obtaining their visa. This development makes travel more uncertain, and increases the attractiveness of automatic revalidation and application by mail.

Existen cuatro excepciones notables en los requisitos de la visa. Éstas involucran personas en libertad condicional, canadienses buscando la entrada en categorías diferentes a la E-1 y E-2, y extranjeros de países específicos quienes son elegibles para visitas cortas de conformidad con el programa de exención de visa. La emisión de visa solamente no garantiza la admisión a los Estados Unidos, ya que cada solicitante de admisión también debe establecer su admisibilidad ante un inspector del Servicio de Inmigración en un puerto de entrada.

Foreign nationals who have already been issued a nonimmigrant visa in the H, L, and E visa categories, who are currently in valid status and whose visa expired less than one year prior to the application date, may apply for visa reissuance through the Department of State («DOS») Visa Office, now in St. Louis. The visa reissuance process ordinarily takes from six to eight weeks, though processing times vary. It offers obvious advantages including convenience to the applicant and avoidance of a possible visa refusal at a consulate.

A consular officer, at the direction of the DOS or as a matter of discretion, can accept a visa application from a foreign national who is not a resident of the consular district but is physically present therein. The DOS has strongly recommended that a consular officer should seldom, if ever, reject discretionary jurisdiction over nonimmigrant visa («NIV») applications from out-of-district applicants physically present in the jurisdiction, unless there is a valid reason for doing so. Despite this recommendation, a consulate can reject an out-of-district NIV application under the premise of workload, or lack of familiarity with documents or conditions in the applicant’s home territory.